Así es, esta genial barba no se mantiene sola. Necesita un recorte de vez en cuando, y por que no aprovechar el momento para relajarme.

 

Es por eso que cada vez que me dirijo a la barbería lo espero con ansia. En ese instante en el que la persona que se encargará de mantener esta barba con el estatus de genial trabaja en ella, es cuando aprovecho para desconectarme del mundo con todas esas situaciones y/o personas que me joroban la vida y durante ese tiempo me transporto a una zona de relajación en el cual todo me vale madres.

 

Esto es lo que funciona para mí. Ahora, es tarea de ustedes el encontrar ese lugar y momento que los ayude a relajarse y escaparse de este mundo que en su mayor parte no nos permite percatarnos de lo bueno que hay a nuestro alrededor y que nos consume el buen humor con el tiempo.

 

¡Saludos!

Mañana En La Barbería

Si te gustó puedes leer otro post

o compartirlo con tus amigos

          

Publicidad

loading...