Es increíble lo que se puede querer a alguien que no está unido a uno por el lazo sanguíneo. Claro que esto no lo define como tu familia o no. 
Y lo que más me sorprende es lo tanto que puedes apreciar y amar a una mascota.
No puedo dar más que gracias a todo lo que me enseñó en estos casi 13 años que compartimos, además del cariño incondicional que siempre regaló. Gracias mi fiel y vieja amiga. Ya no te encuentras sufriendo por esa maldita enfermedad del cáncer; ahora ya tienes tu merecido descanso.
Nunca te olvidaré, Casey :')
Vieja Amiga

Si te gustó puedes leer otro post

o compartirlo con tus amigos

          

Publicidad

loading...